Eosinopenia

Eosinófilos bajos en la sangre.

¿Qué es la eosinopenia?

La eosinopenia es un síntoma caracterizado por un bajo número de eosinófilos (un tipo de células sanguíneas) en la sangre periférica. Aunque puede variar, según los laboratorios y centros médicos, se considera bajo un número menor a 50-100 eosinófilos por mm3 de sangre.(1,2)

¿Cuál es la causa de la eosinopenia?

Las causas de eosinopenia pueden ser genéticas (muy poco probable) o como consecuencia de estrésinfecciónmedicamentos que disminuyen el número de eosinófilos en sangre. Los eosinófilos pueden concentrarse en el lugar objetivo de la infección o el alérgeno y por eso su nivel en la sangre periférica disminuye.(7,37)

¿Cómo se diagnostica la eosinopenia?

Se diagnostica mediante un análisis de sangre en el que la cantidad de eosinófilos es inferior a 50-100 por picolitro de sangre (50-100 células/µL, 50-100/mm3 o 0.05·109/L-0.1·109/L).(1,2)

¿Cuáles son los síntomas de la eosinopenia?

La eosinopenia, tanto primaria (genética) como secundaria (inducida por reacción a un medicamento o infección) no produce ningún síntoma reconocible.(8)

¿A qué enfermedades se asocia la eosinopenia?

Por sí sola la eosinopenia puede no estar asociada a ninguna enfermedad. Sin embargo, cuando se presenta junto a otros síntomas (por ej. fiebre, nivel alto o bajo de otras células de la sangre), se asocia a enfermedades como infecciones, urticaria, asma, reacciones alérgicas, accidente cerebrovascular, deficiencia de inmunoglobulinas y trastornos autoinmunes.(9)

¡Importante!

La eosinopenia solo indica que hay un nivel bajo de eosinófilos en la sangre pero, si no hay otros factores asociados (como un nivel anormal de linfocitos, neutrófilos o basófilos), no es suficiente motivo para la preocupación respecto a la salud de la persona.(8) Se da, por ejemplo, en la enfermedad COVID-19 causada por el coronavirus SARS-CoV-2.(10,12,13,14)

Causas de la eosinopenia

Un eosinófilo normal. (Cr.1)

Una de las causas principales de que haya pocos eosinófilos circulando en la sangre periférica parece deberse a la concentración de dichas células en tejidos y órganos específicos (allí donde sea necesario debido a una infección bacteriana (24), vírica o por parásitos) que hace que se retiren del torrente sanguíneo.(7,37) Por lo tanto, la ausencia de eosinófilos en sangre puede ser engañosa, no indicando que hay ausencia de eosinófilos en el organismo sino todo lo contrario (que están activos, concentrados y actuando en zonas comprometidas).

Los medicamentos corticosteroides provocan una disminución de los eosinófilos y pueden causar eosinopenia si se administran en altas dosis.(17,19) Por lo tanto, podrían alterar los resultados del examen de sangre (también alteran los neutrófilos y los linfocitos), por lo que es un factor a tener en cuenta en la historia clínica del paciente, la admisión en emergencias y la posterior hospitalización.(3)

El estrés también puede resultar en eosinopenia, como consecuencia de la producción interna de corticosteroides (en las glándulas suprarrenales) y de epinefrina.(18) 

Otras trastornos que pueden provocar eosinopenia son: inflamación de origen desconocido (34), pancreatitis aguda, hemorragia digestiva alta aguda (3), infarto agudo de miocardio (6), accidente cerebrovascular (5), hemorragia intracraneal traumática en niños (38), urticaria crónica (1), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (11), fiebre entérica (20), fiebre tifoidea (21), exantema (22), leptospirosis (23), fiebre de origen desconocido (25), infecciones biliares y urinarias (34,36), sepsis (16,39) o COVID-19 (enfermedad por coronavirus SARS-CoV-2).(10,12,13,14,15)

Eosinopenia como indicador de enfermedad

La eosinopenia fue identificada por primera vez por J. Zappert en el año 1893 como marcador de infección.(32) El médico alemán Viktor Schilling, a pesar de su pasado infausto por su ideología supremacista nazi (27), fue uno de los pioneros en el campo de la hematología (dio origen al hemograma) y dejó constancia en el año 1929 de que la eosinopenia podía utilizarse como un indicador de infección bacteriana.(26,28) Desde entonces se han realizado diversos estudios (3,24,29,36) confirmando y refinando dicha función de los niveles de eosinófilos bajos en sangre (junto con otras alteraciones en el recuento sanguíneo) como marcador barato, rápido y fácil para diferentes infecciones y enfermedades, así como para el triaje en casos donde es necesario considerar un mal pronóstico previo para la admisión de pacientes graves en UCIs colapsadas (por ejemplo por la enfermedad COVID-19).(15,40)

La eosinopenia unida a leucocitosis es un indicativo de gran precisión para diagnosticar infecciones bacterianas. Así, cuando en el hemograma se observa que hay menos de 40 eosinófilos por mm3 de sangre y más de 10000 leucocitos por mm3 de sangre, la especificidad y el valor predictivo positivo para infección bacteriana es del 100%.(29)

Diagnóstico de infección usando como indicador la eosinopenia junto a leucocitosis. (Cr.2)


Como vemos, la eosinopenia puede ser útil, y a un menor coste que la prueba de procalcitonina, para prever posibles infecciones bacterianas y para hacer un seguimiento de pacientes con infecciones ya confirmadas.(30)(24) Para diferenciar las infecciones bacterianas de las virales se puede utilizar como marcador la proporción entre neutrófilos y linfocitos (NLCR).(33)

En un estudio reciente realizado en Japón se ha observado que, para fines de medicina interna general, la eosinopenia grave por sí sola (menos de 24 eosinófilos por mm3 de sangre) ya es un indicador significativo de infección en el torrente sanguíneo, aunque con una precisión limitada para el diagnóstico.(24)

La eosinopenia por sí sola puede ser indicador de infección en la sangre. (Cr.3)


La eosinopenia con valores inferiores a 40 eosinófilos/mm3 de sangre, junto con niveles de proteína C reactiva (CRP) superiores a 6mg/dl y niveles de ferritina inferiores a 500/µL parece ser un buen marcador para infecciones en pacientes con fiebre de origen desconocido.(25)

La eosinopenia grave (menos de 10 eosinófilos/mm3) es un indicador muy específico para sepsis (un síndrome potencialmente mortal causado por una reacción inmunitaria excesiva a una infección) en los servicios de urgencias.(16,36,39) Se ha observado una ligera correlación entre la eosinopenia y la duración de la hospitalización.(36,37) Permite pronosticar una mayor mortalidad tras la estancia hospitalaria en pacientes críticos que se hayan sometido a cirugía vascular.(37) La aparición de eosinopenia en los análisis de sangre se puede utilizar asimismo para diferenciar la meningitis bacteriana de la aséptica en niños.(35)

Otros estudios, sin embargo, ponen en duda que la sensibilidad y especificidad de algunas de estas pruebas para diagnosticar infecciones, por no establecer con claridad la diferencia entre los tipos de infección (bacteriana, viral, parasitaria), por no tener en cuenta la administración previa de corticosteroides o por la posibilidad de que existan otras enfermedades subyacentes que den lugar a estrés.(3)

Tratamiento de la eosinopenia

Comparativa de sensibilidad y especificidad de prueba diferencial de células sanguíneas en infecciones. (Cr.4)

Dado que la eosinopenia puede estar relacionada con la eosinofilia en tejidos y órganos específicos, es necesario determinar cuál puede ser la causa para aplicar el tratamiento correcto (que tendría como objetivo dicha causa). Por ejemplo, si la causa de la eosinopenia fuera solo el estrés podrían utilizarse medicamentos que disminuyeran los niveles del mismo. Si la causa fuera la administración de corticosteroides, se podría sustituir dicha medicación por otra o bien ajustar las dosis y evaluar la proporción riesgo/beneficio.

En cuanto a la causa por infecciones, la aplicación de la terapia antimicrobiana correcta (antibióticos, antiparasitarios) daría como resultado una resolución rápida de la eosinopenia.(30)

Conclusiones

Se conoce como eosinopenia a la detección de eosinófilos en sangre a partir de una cantidad inferior a 50-100 células/mm3. Entre las causas más probables se encuentran las infecciones, el uso de corticosteroides, el estrés y diversos trastornos. Se asocia a alteraciones temporales de otras células blancas sanguíneas.

Aunque por sí sola no es motivo de preocupación, si se presenta junto a esas alteraciones debería evaluarse la causa. También puede usarse como indicador para infecciones si hay además elevación de los leucocitos por encima de 10000/mm3. Para otras enfermedades es necesario analizar otros criterios.

Es necesario descartar que toda eosinopenia (incluso si no presenta síntomas) no se deba a una retirada de los eosinófilos del torrente sanguíneo a tejidos u órganos que puedan estar afectados. El tratamiento de la eosinopenia pasa por establecer las causas y actuar sobre ellas. 

Referencias

Citas científicas

(1) Kolkhir, P., Church, M. K., Altrichter, S., Skov, P. S., Hawro, T., Frischbutter, S., Metz, M., & Maurer, M. (2020). Eosinopenia, in Chronic Spontaneous Urticaria, Is Associated with High Disease Activity, Autoimmunity, and Poor Response to Treatment. The journal of allergy and clinical immunology. In practice, 8(1), 318–325.e5. https://doi.org/10.1016/j.jaip.2019.08.025
(2) Moussiegt, A., & Davido, B. (2018). Impact diagnostique de l’éosinopénie aux urgences dans le sepsis: les données sont controversées [Usefulness of eosinopenia for the diagnosis of sepsis in emergency department: Still debated]. La Revue de medecine interne, 39(3), 208–209. https://doi.org/10.1016/j.revmed.2017.12.004
(3) Karakonstantis, S., Kalemaki, D., Tzagkarakis, E., & Lydakis, C. (2018). Pitfalls in studies of eosinopenia and neutrophil-to-lymphocyte count ratio. Infectious diseases (London, England), 50(3), 163–174. https://doi.org/10.1080/23744235.2017.1388537
(4) Zhao, H. M., Qin, W. Q., Wang, P. J., & Wen, Z. M. (2019). Eosinopenia is a predictive factor for the severity of acute ischemic stroke. Neural regeneration research, 14(10), 1772–1779. https://doi.org/10.4103/1673-5374.258411
(5) Bolayir, A., Cigdem, B., Gokce, S. F., Bolayir, H. A., Kayim Yildiz, O., Bolayir, E., & Topaktas, S. A. (2017). The Effect of Eosinopenia on Mortality in Patients with Intracerebral Hemorrhage. Journal of stroke and cerebrovascular diseases : the official journal of National Stroke Association, 26(10), 2248–2255. https://doi.org/10.1016/j.jstrokecerebrovasdis.2017.05.007
(6) Alkhalil, M., Kearney, A., Hegarty, M., Stewart, C., Devlin, P., Owens, C. G., & Spence, M. S. (2019). Eosinopenia as an Adverse Marker of Clinical Outcomes in Patients Presenting with Acute Myocardial Infarction. The American journal of medicine, 132(12), e827–e834. https://doi.org/10.1016/j.amjmed.2019.05.021
(7) Bass, D. A., Gonwa, T. A., Szejda, P., Cousart, M. S., DeChatelet, L. R., & McCall, C. E. (1980). Eosinopenia of acute infection: Production of eosinopenia by chemotactic factors of acute inflammation. The Journal of clinical investigation, 65(6), 1265–1271. https://doi.org/10.1172/JCI109789
(8) Chusid M. J. (2018). Eosinophils: Friends or Foes?. The journal of allergy and clinical immunology. In practice, 6(5), 1439–1444. https://doi.org/10.1016/j.jaip.2018.04.031
(9) Freeman G. L. (1998). Syndromes associated with eosinopenia. Allergy, 53(3), 331–333. https://doi.org/10.1111/j.1398-9995.1998.tb03901.x
(10) Azkur, A. K., Akdis, M., Azkur, D., Sokolowska, M., van de Veen, W., Brüggen, M. C., O'Mahony, L., Gao, Y., Nadeau, K., & Akdis, C. A. (2020). Immune response to SARS-CoV-2 and mechanisms of immunopathological changes in COVID-19. Allergy, 10.1111/all.14364. Advance online publication. https://doi.org/10.1111/all.14364
(11) Rahimi-Rad, M. H., Asgari, B., Hosseinzadeh, N., & Eishi, A. (2015). Eosinopenia as a Marker of Outcome in Acute Exacerbations of Chronic Obstructive Pulmonary Disease. Maedica, 10(1), 10–13.
(12) Zhang, J. J., Dong, X., Cao, Y. Y., Yuan, Y. D., Yang, Y. B., Yan, Y. Q., Akdis, C. A., & Gao, Y. D. (2020). Clinical characteristics of 140 patients infected with SARS-CoV-2 in Wuhan, China. Allergy, 10.1111/all.14238. Advance online publication. https://doi.org/10.1111/all.14238
(13) Lindsley, A. W., Schwartz, J. T., & Rothenberg, M. E. (2020). Eosinophil responses during COVID-19 infections and coronavirus vaccination. The Journal of allergy and clinical immunology, S0091-6749(20)30569-8. Advance online publication. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2020.04.021
(14) Zhao, L., Zhang, Y. P., Yang, X., & Liu, X. (2020). Eosinopenia is associated with greater severity in patients with coronavirus disease 2019. Allergy, 10.1111/all.14455. Advance online publication. https://doi.org/10.1111/all.14455
(15) Li, Q., Ding, X., Xia, G., Chen, H. G., Chen, F., Geng, Z., Xu, L., Lei, S., Pan, A., Wang, L., & Wang, Z. (2020). Eosinopenia and elevated C-reactive protein facilitate triage of COVID-19 patients in fever clinic: a retrospective case-control study. EClinicalMedicine, 100375. Advance online publication. https://doi.org/10.1016/j.eclinm.2020.100375 
(16) Lavoignet, C. E., Le Borgne, P., Slimani, H., Forato, M., Kam, C., Kauffmann, P., Lefebvre, F., & Bilbault, P. (2016). Intérêt de l’éosinopénie dans le diagnostic de sepsis aux urgences [Relevance of eosinopenia as marker of sepsis in the Emergency Department]. La Revue de medecine interne, 37(11), 730–734. https://doi.org/10.1016/j.revmed.2016.02.018
(17) Altman, L. C., Hill, J. S., Hairfield, W. M., & Mullarkey, M. F. (1981). Effects of corticosteroids on eosinophil chemotaxis and adherence. The Journal of clinical investigation, 67(1), 28–36. https://doi.org/10.1172/JCI110024
(18) DREYFUSS, F., & FELDMAN, S. (1952). Eosinopenia induced by emotional stress. Acta medica Scandinavica, 144(2), 107–113. https://doi.org/10.1111/j.0954-6820.1952.tb15672.x
(19) Shoenfeld, Y., Gurewich, Y., Gallant, L. A., & Pinkhas, J. (1981). Prednisone-induced leukocytosis. Influence of dosage, method and duration of administration on the degree of leukocytosis. The American journal of medicine, 71(5), 773–778. https://doi.org/10.1016/0002-9343(81)90363-6
(20) Matono, T., Kutsuna, S., Kato, Y., Katanami, Y., Yamamoto, K., Takeshita, N., Hayakawa, K., Kanagawa, S., Kaku, M., & Ohmagari, N. (2017). Role of classic signs as diagnostic predictors for enteric fever among returned travellers: Relative bradycardia and eosinopenia. PloS one, 12(6), e0179814. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0179814
(21) Moser-van der Geest, N., Schibli, A., & Huber, L. C. (2019). CME: Typhus abdominalis – Klinik, Diagnostik, Therapie und Prävention [CME: Typhoid Fever - Clinical Manifestation, Diagnosis, Therapy and Prevention]. Praxis, 108(14), 937–943. https://doi.org/10.1024/1661-8157/a003319
(22) Kränke, B., Richtig, E., & Aberer, W. (2002). Exanthema with eosinopenia. Allergy, 57(1), 57–58. https://doi.org/10.1034/j.1398-9995.2002.1n3440z.x
(23) Fish-Low, C. Y., Balami, A. D., Than, L., Ling, K. H., Mohd Taib, N., Md Shah, A., & Sekawi, Z. (2020). Hypocalcemia, hypochloremia, and eosinopenia as clinical predictors of leptospirosis: A retrospective study. Journal of infection and public health, 13(2), 216–220. https://doi.org/10.1016/j.jiph.2019.07.021
(24) Hirosawa, T., Harada, Y., Morinaga, K., Takase, H., Nin, M., & Shimizu, T. (2020). Eosinopenia as a diagnostic marker of bloodstream infection in a general internal medicine setting: a cohort study. BMC infectious diseases, 20(1), 85. https://doi.org/10.1186/s12879-020-4814-5
(25) Efstathiou, S. P., Pefanis, A. V., Tsiakou, A. G., Skeva, I. I., Tsioulos, D. I., Achimastos, A. D., & Mountokalakis, T. D. (2010). Fever of unknown origin: discrimination between infectious and non-infectious causes. European journal of internal medicine, 21(2), 137–143. https://doi.org/10.1016/j.ejim.2009.11.006
(26) Gil, H., Bouldoires, B., Bailly, B., Meaux Ruault, N., Humbert, S., & Magy-Bertrand, N. (2019). L’éosinopénie en 2018 [Eosinopenia in 2018]. La Revue de medecine interne, 40(3), 173–177. https://doi.org/10.1016/j.revmed.2018.11.008
(27) Klee, E. (2005). Das Personenlexikon zum Dritten Reich. Wer war was vor und nach 1945. Fischer Taschenbuch Verlag, Zweite aktualisierte Auflage, Frankfurt am Main, ISBN 978-3-596-16048-8, S. 535.
(28) Schilling V. (1929). The blood picture. Ed 8. St Louis, CV: Mosby Co.
(29) Gil, H., Magy, N., Mauny, F., & Dupond, J. L. (2003). Valeur de l'éosinopénie dans le diagnostic des syndromes inflammatoires: un "vieux" marqueur revisité [Value of eosinopenia in inflammatory disorders: an "old" marker revisited]. La Revue de medecine interne, 24(7), 431–435. https://doi.org/10.1016/s0248-8663(03)00138-3
(30) Davido, B., Makhloufi, S., Matt, M., Calin, R., Senard, O., Perronne, C., Dinh, A., & Salomon, J. (2017). Changes in eosinophil count during bacterial infection: revisiting an old marker to assess the efficacy of antimicrobial therapy. International journal of infectious diseases : IJID : official publication of the International Society for Infectious Diseases, 61, 62–66. https://doi.org/10.1016/j.ijid.2017.06.005
(31) Fauci, A. S., Dale, D. C., & Balow, J. E. (1976). Glucocorticosteroid therapy: mechanisms of action and clinical considerations. Annals of internal medicine, 84(3), 304–315. https://doi.org/10.7326/0003-4819-84-3-304
(32) Zappert J. (1893). Ueber das Vorkommen der Éosinophilen Zellen in menschlichen Blute. Z Klin Med, 23:227–8.
(33) Naess, A., Nilssen, S. S., Mo, R., Eide, G. E., & Sjursen, H. (2017). Role of neutrophil to lymphocyte and monocyte to lymphocyte ratios in the diagnosis of bacterial infection in patients with fever. Infection, 45(3), 299–307. https://doi.org/10.1007/s15010-016-0972-1
(34) Kaminsky, P., Deibener, J., Lesesve, J. F., & Humbert, J. C. (2002). Variations des paramètres de l'hémogramme au cours des infections [Changes in hemogram parameters in infections]. La Revue de medecine interne, 23(2), 132–136. https://doi.org/10.1016/s0248-8663(01)00528-8
(35) Debray, A., Nathanson, S., Moulin, F., Salomon, J., & Davido, B. (2019). Eosinopenia as a marker of diagnosis and prognostic to distinguish bacterial from aseptic meningitis in pediatrics. European journal of clinical microbiology & infectious diseases : official publication of the European Society of Clinical Microbiology, 38(10), 1821–1827. https://doi.org/10.1007/s10096-019-03614-y
(36) Lavoignet, C. E., Le Borgne, P., Chabrier, S., Bidoire, J., Slimani, H., Chevrolet-Lavoignet, J., Lefebvre, F., Jebri, R., Sengler, L., Bilbault, P., & and the CREMS network (2019). White blood cell count and eosinopenia as valuable tools for the diagnosis of bacterial infections in the ED. European journal of clinical microbiology & infectious diseases : official publication of the European Society of Clinical Microbiology, 38(8), 1523–1532. https://doi.org/10.1007/s10096-019-03583-2
(37) von Meijenfeldt, G., Chary, S., van der Laan, M. J., Zeebregts, C., & Christopher, K. B. (2019). Eosinopenia and post-hospital outcomes in critically ill non-cardiac vascular surgery patients. Nutrition, metabolism, and cardiovascular diseases : NMCD, 29(8), 847–855. https://doi.org/10.1016/j.numecd.2019.05.061
(38) Hori, Y. S., Fukuhara, T., Aoi, M., & Namba, Y. (2016). Eosinopenia in Children following Traumatic Intracranial Hemorrhage Is Associated with Poor Prognosis and Prolonged Hospital Admission. Pediatric neurosurgery, 51(2), 57–60. https://doi.org/10.1159/000441390
(39) Wilar R. (2019). Diagnostic value of eosinopenia and neutrophil to lymphocyte ratio on early onset neonatal sepsis. Korean journal of pediatrics, 62(6), 217–223. https://doi.org/10.3345/kjp.2018.06723
(40) Abidi, K., Belayachi, J., Derras, Y., Khayari, M. E., Dendane, T., Madani, N., Khoudri, I., Zeggwagh, A. A., & Abouqal, R. (2011). Eosinopenia, an early marker of increased mortality in critically ill medical patients. Intensive care medicine, 37(7), 1136–1142. https://doi.org/10.1007/s00134-011-2170-z

Bibliografía adicional

· Hematología: medicina de laboratorio (1985). Miale, John B. Ed. Reverté. Página 770. ISBN: 9788429155501.
· Clinical Laboratory Medicine (2002). McClatchey, Kenneth D. Lippincott Williams & Wilkins. Página 824. ISBN: 0-683-30751-7.
· Blood and Bone Marrow Pathology (2011). Anna Porwit, Jeffrey McCullough, Wendy N Erber. Página 256. Elsevier Health Sciences. ISBN: 9780702031472.
· Fundamentals of Clinical Hematology (1980). Spivak, Jerry L. Harper & Row. Página 134. ISBN: 9780061424656.

Enlaces externos

· Eosinopenia y su relación con el síndrome de Cushing (2019). Vídeo sobre la eosinopenia realizado por alumnos de Medicina de la Universidad Autónoma de Baja California (México). Youtube.

Cómo citar este artículo

Pérez G. Eosinopenia. Eosinófilos bajos y sus causas. https://eosinofilos.com/eosinopenia.html. Publicado: 24 junio, 2020. Accedido: día/mes/año.

Créditos y atribuciones

(Cr.1) Larsen, R. L., & Savage, N. M. (2019). How I investigate Eosinophilia. International journal of laboratory hematology, 41(2), 153–161. https://doi.org/10.1111/ijlh.12955. Adaptado por: Guillermo Pérez. Eosinofilos.com.
(Cr.2) Pérez, G. (2020). Diagnóstico de infección bacteriana usando como indicador la eosinopenia junto a leucocitosis. Tabla adaptada y traducida de: Gil, H., Magy, N., Mauny, F., & Dupond, J. L. (2003). Valeur de l'éosinopénie dans le diagnostic des syndromes inflammatoires: un "vieux" marqueur revisité [Value of eosinopenia in inflammatory disorders: an "old" marker revisited]. La Revue de medecine interne, 24(7), 431–435. Eosinofilos.com.
(Cr.3) Pérez, G. (2020). La eosinopenia por sí sola puede ser indicador de infección en la sangre. Tabla adaptada y traducida de: Hirosawa, T., Harada, Y., Morinaga, K., Takase, H., Nin, M., & Shimizu, T. (2020). Eosinopenia as a diagnostic marker of bloodstream infection in a general internal medicine setting: a cohort study. BMC infectious diseases, 20(1), 85. Eosinofilos.com.
(Cr.4) Lavoignet CE, Le Borgne P, Chabrier S, et al. White blood cell count and eosinopenia as valuable tools for the diagnosis of bacterial infections in the ED. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 2019;38(8):1523-1532. doi:10.1007/s10096-019-03583-2. Traducido por: Guillermo Pérez. Eosinofilos.com.

Identificadores de contenido

· Autor, editor y responsable: Guillermo Pérez. Credencial: Licenciado en Ciencias Biólogicas. Nivel: EQF Level 7. Reconocido por: Universidad de Sevilla. ISIC: 7210. Idiomas conocidos: es-ES, pt-BR, en. Trabajo: Biólogo colegiado. Miembro de: Colegio Oficial de Biólogos de Andalucía (COBA). Nacionalidad: Spain.
· Fechas de contenido. Creado: 23/06/2020. Publicado: 24/06/2020. Modificado: 24/06/2020. Última revisión: 24/06/2020. Versión de texto: 1.1.
· Audiencia. Nivel: Educación Secundaria y Universidad. Rango de edad: 16-. Tiempo de aprendizaje: 30 min. Descripción: Artículo sobre la eosinopenia.
· Accesibilidad. Modo de acceso: textual, visual, textOnVisual. Acceso gratis y family friendly. Interactividad: expositiva. 
· Uso educacional: Enseñanza. Idioma: Español. Tipo de recurso: article, lesson, presentation.
· Categorización MESH: Enfermedades. Enfermedades hemáticas y linfáticas. Enfermedades hematológicas. Trastornos de los leucocitos. Eosinofilia.
· Identificadores. MeSH: D004802. Tree numberC15.378.553.231Schema version: 5.0.

Certificado por biólogo colegiado

El contenido de este artículo ha sido revisado y certificado por un especialista en la materia (licenciado en Biología en la Universidad de Sevilla, colegiado en el Colegio Oficial de Biólogos de Andalucía).

Principios éticos de publicación

Elaborado según los criterios de buena praxis del Ministerio de Sanidad y Consumo del Reino de España. El autor declara no tener ningún conflicto de intereses vinculado a este artículo.